Reglas para una política de alertas